Secretaría de Asuntos Políticos
Herramientas
Tipografía

Cerro Matoso y el exministro del mitimiti

{image}http://img.colorearjunior.com/un-serrucho_4b7053614d5f8-p.gif{/image}

La prórroga, que el Estado colombiano tiene con la multinacional anglo australiana BHP Billinton para la explotación de níquel en Cerro Matoso, es un asunto que hoy tiene en alerta al país.Extraer 50 mil toneladas anuales de ferroníquel del vientre de nuestra tierra colombiana, y que produjo miles de millones de dólares, más de 1.5 billones en regalías, pareció durante casi tres décadas, que nuestros organismos de control estaban sordos ciegos y mudos. Rodrigo Villamizar firmó la prorroga, el famoso ministro del mitimiti, condenado por la corte Suprema de Justicia y absuelto mediante tutela ante la corte constitucional y quien por cierto produjo un choque de trenes. Según expertos y la contraloría esta prórroga es un atentado contra el patrimonio económico del estado, por lo leonino y lesivo.

 

El contrato de explotación de esta mina, considerada las más grande de Latinoamérica, vence el próximo 30 de septiembre, en unas condiciones que según la contralora de la Nación, Sandra Morelli, son inconvenientes para los intereses del país prorrogarlo tal como lo creó el ministro Villamizar del mitimiti, sino se enmienda y se toman medidas que beneficien más al país y a la zona de explotación. Morelli le salió al paso a este preacuerdo con el control de advertencia, asegurando que las auditorías hechas a la empresa Cerro Matoso señalan irregularidades que obligan a replantear la negociación del contrato. 

La BHP Billinton quiere ir hasta el año 2044 con un contrato diseñado para defraudar a la Nación, pues sirvió para cambiar ilegalmente los dos contratos anteriores, y esto supone para la Nación devengar un alquiler ridículo, cuando puede quedarse con toda la enorme renta que esta mina produce, y que hoy sólo engrosa las arcas de la multinacional. El punto álgido lo constituyó la cláusula 3 del contrato 051 de 1996, que señala que vencidos los contratos 866 de 1963 y 1727 de 1971, que terminan el 30 de septiembre, las 686 hectáreas que comprenden ambos contratos, y que concentran el 96% de las reservas de níquel, quedarían incorporadas a las 52.163 hectáreas que tiene el contrato 051, con lo cual la Nación queda maniatada y con un ridículo alquiler de algo más de dos mil 500 millones al año y la billinton se embolsilla más de 200 mil millones en la misma vigencia anual.

Como hay que escuchar a todos, el sindicato de trabajadores aduce que hay muchos trabajadores que hacen labores propias de la explotación del ferroníquel, pero de forma tercerizada, y ese proceso se ha agudizado de cinco años para acá. Lo ideal es que el gobierno revise el contrato de prórroga que le dieron en el año 1996, o sea el 051. El gobierno, a través de los entes de control verifique si hubo detrimento patrimonial antes de prorrogar la concesión 30 años más. Ahora, si no hay argumentos jurídicos para evitar la prórroga, pues que se incrementen las regalías y Cerro Matoso se comprometa con el desarrollo de las comunidades de Córdoba y Montelíbano en particular, y desarrolle empresas sostenibles no dependientes de la economía de la producción del níquel. De igual manera Cerro Matoso también podría impulsar como socio el puerto marítimo en Córdoba y sacar sus productos.

Escrito por: Félix Manzur Jattin